We have over 100,000 visitors each month, but in the whole of 2013 less than £1,000 was raised from donations. We rely on donations and cannot continue to maintain our database and website unless this increases considerably in 2014. Please make a donation today. More information on our financial position >>>
Search Page Content
   Bookmark and Share
   
    By donating to PFAF, you can help support and expand our activities
    Plant Suppliers: Click here for a List

Frutas - Alimento de los Dioses

UK   Español

¿Qué es una fruta?

Las frutas son producidas por muchas plantas con la finalidad de ayudar a dispersar sus semillas. No es conveniente para una planta dejar caer todas sus semillas directamente bajo ella, por sus raíces, ya que de hacerlo las nuevas plantas competirían con ella y entre ellas mismas. Por eso las plantas han desarrollado diferentes mecanismos con el fin de dispersar sus semillas. Algunas plantas, como el sicomoro, forman frutos similares a tachuelas con pelusas que pueden ser dispersadas por el viento, otras como la Badana tienen barbas y ganchos para asirse por si mismos a la piel de los animales o a nuestra ropa, pero los frutos en que estamos interesados aquí son las frutas carnosas que las plantas han hecho atractivas para que los animales se las coman.

A medida que las semillas maduran, el ovario y algunas veces también el receptáculo se desarrollan alrededor de la semilla para formar una fruta carnosa, jugosa y a veces dulce. Las semillas en el interior usualmente tienen un recubrimiento protector de modo que cuando el animal las come puedan, si las semillas son pequeñas, depositarlas sin daño con el excremento a alguna distancia de la planta madre como sucede con las pepitas en las frutas suaves, o si la semilla es grande, como en la ciruela, la fruta puede ser transportada lejos y la semilla dejada en cualquier sitio. Normalmente la fruta tiene mal sabor antes de que las semillas maduren, por lo tanto no será comida antes de que las semillas tengan posibilidades de germinar. Las semillas y la fruta maduran al mismo tiempo para asegurar que las semillas estén en la etapa correcta cuando sean tomadas por el animal. De cualquier modo el animal es recompensado con un alimento agradable por el servicio que hace a la planta al dispersar sus semillas.

Una de las cosas maravillosas acerca de las frutas es que realmente estamos comiendo algo que nos ha sido ofrecido por la planta. Suponiendo que tengamos un estilo de vida natural - esto es, que no comamos fruta importada que no tiene posibilidades de crecer en este clima, que comemos fruta fresca que esta en su punto, que no comemos variedades sin semilla, que no tiramos las heces al mar por el excusado sino que las reciclamos de una forma natural y no tiramos las semillas y los corazones de las frutas al bote de basura donde pierden la oportunidad de reintegrarse al ciclo natural, entonces la planta deseará que nos comamos su fruto. Por su parte la planta nos ha hecho el favor de producir este delicioso y jugoso bocado lleno de agua filtrada naturalmente, azúcares naturales, sabores, vitaminas, minerales y otros nutrientes. Las frutas son sin duda la comida más deliciosa de la tierra. La mayoría son ligeras y fáciles de digerir y son la comida natural más conveniente ya que normalmente no necesitan ninguna preparación.

El valor nutritivo de las frutas.

La mayoría de las frutas son muy fáciles de digerir porque el alimento esta almacenado en la fruta como azúcares. (Las frutas no maduras son altas en almidones y ácidos orgánicos [que dan su sabor muy agrio] que se convierten en azúcares solo cuando la fruta madura). La mayoría de ellas no contiene grasas aunque algunas, como la aceituna y el aguacate tienen muchas. Mientras no sea realmente posible cultivar aquí estos frutos, podemos las bayas Elaeagnus y Hippophae que contienen los Ácidos Grasos Esenciales (EFA's).

La mayoría de las frutas no contienen proteínas. Las proteínas y grasas están en la semilla que normalmente no nos comemos (por ejemplo la de ciruela) o pasa directamente por el tubo digestivo (las pepitas de las bayas) de modo que las frutas NO SON un alimento completo y no se puede recomendar una dieta exclusiva de frutas. También, a menos que coma algunas bayas especiales (vea más adelante) durante todo el año, se quedará con una deficiencia de minerales. La mayoría de las frutas son particularmente bajas en calcio y magnesio los cuales son necesarios para la salud de los dientes y los huesos.

Las frutas tienen un contenido muy bajo de zinc que es esencial para el funcionamiento del sistema inmunológico, la formación de piel, la cicatrización de las heridas, las funciones cerebrales y es muy importante en la función de los órganos reproductores. Pero no desespere, esta deficiencia puede ser cubierta comiendo hojas verdes en abundancia. (Vea nuestro folleto 'Oro Verde').

Es mejor comer las frutas frescas, maduras y crudas. Normalmente no necesita cocinarlas - a menos que este harto de haber comido muchas y desee conservar algunas envasándolas (lo que puede hacerse sin usar azúcar si su envase tiene un buen sello), o si tiene manzanas que tiró el viento y no están aún suficientemente maduras para comerlas crudas. Pero es preferible que la fruta cocida solo forme una pequeña parte de su dieta, es mucho más saludable comerlas crudas.

Una palabra de advertencia acerca de las frutas para aquellos que no acostumbran comerlas con frecuencia:Como las hojas, las frutas son un alimento mucho muy purificador, capaces de remover y eliminar toxinas que fueron durante largo tiempo quemadas en el cuerpo. (Estas toxinas provienen de ciertos alimentos especialmente "comida chatarra" con aditivos químicos, un exceso de carne, productos procesados, etc. y además contaminantes ambientales). Sin embargo, a diferencia de las hojas verdes, que ayudan a extraer las toxinas del cuerpo, las frutas tienden a removerlas sin extraerlas del cuerpo. De modo que si usted sabe que su dieta no ha sido de lo más sana en los últimos años y que es posible que su organismo esté muy intoxicado, entonces consuma fruta con precaución.

No coma de repente una gran cantidad de fruta en una sentada (especialmente de las bayas más ácidas) hasta que usted sepa que su organismo puede soportarlo. Lo que puede suceder es que muchas toxinas sean removidas y se produzca lo que se llama "crisis curativa" y lo hará sentirse enfermo. Entonces maldecirá la dieta curativa por hacerlo sentirse mal e irá al médico por algunas pastillas. Esto solo suprimirá los síntomas y arraigará las toxinas más profundamente en su cuerpo, además agregará más toxinas, - por lo tanto usted terminará peor de lo que estaba. Así, hasta que usted entienda lo que es la crisis curativa y sepa como manejarla, es mejor que tenga precaución con la fruta si no esta habituado a usarla. Muchos Patólogos naturistas han usado dietas de frutas de corto plazo con fines curativos y han tenido gran éxito. Esto se debe a las maravillosas propiedades purificadoras y curativas de las frutas, especialmente si se acompañan de hojas verdes o jugos de hojas verdes. Sin embargo, esto puede resultar demasiado drástico para la mayoría de la gente en la actualidad porque hay un gran decremento en la salud y nutrición en la generalidad de la población. Esto es aún posible de realizar pero yo recomendaría hacerlo bajo la guía de un Naturopata o Terapeuta Nutricional calificado.

Los tipos de frutas.

Cuando la que esto escribe, que es una ávida fanática de las frutas, estaba estudiando el Curso de Terapia Dietética se desanimó mucho al oír al maestro menospreciar el valor nutritivo de las frutas mientras exaltaba el valor de los vegetales, especialmente las hojas verdes. Las frutas contienen muy buenos niveles de vitaminas pero son muy pobres en minerales muy importantes. Por si mismas no los proveerán de suficientes minerales. De hecho, conozco a dos personas que comieron durante un tiempo exclusivamente frutas y perdieron todos sus dientes. Por lo tanto yo pienso que es correcto comer grandes cantidades de frutas pero al mismo tiempo comer grandes cantidades de hojas verdes. Sin embargo, cuando estudié las tablas de contenidos minerales de diferentes frutas que había conseguido, noté que hay tres grupos principales.

1). Las grandes frutas cultivadas como la manzana, las peras y los tomates. Aunque estas forman el núcleo principal de las frutas que la mayoría de la gente consume, son muy bajas en minerales y vitaminas. Han sido cultivadas selectivamente, algunas veces a lo largo de miles de años, tratando de que sean más grandes, de sabor moderado, más dulces y con mayor contenido de agua. Desgraciadamente el contenido de nutrientes se ha reducido. Como consecuencia, las peras y manzanas silvestres - aunque frecuentemente incomibles por su acidez y astringencia - son actualmente más nutritivas que las cultivadas. Un claro ejemplo de esto puede apreciarse en el tomate. El tomate silvestre no es mayor que una cereza, pero aún así contiene más vitaminas y minerales que un grande y hermoso tomate cultivado. ¡Cuándo comparamos el tamaño de cada fruta empezamos a comprender cuántos nutrientes hemos perdido en muchos de nuestros alimentos cultivados!

2). Pequeñas bayas tales como la fresa, frambuesa, zarzamora, grosella negra y uva espina. Son bastante más ricas en minerales que el otro grupo ¡Pero el maestro no las tomo en cuenta y continuo diciendo que las frutas no son muy útiles en la dieta!. Aunque estas bayas también han sido cultivadas selectivamente para mejorar su tamaño, sabor, etc., se han conservado más cerca de su estado natural que las frutas grandes, y en consecuencia son más ricas en nutrientes. Sin embargo, aún así no se comparan al valor nutritivo de las hojas verdes.Las bayas son también más altas en fibras (¡Las pepitas realmente ayudan contra el estreñimiento!) y son bajas en calorías.

3). Las bayas especiales. Son normalmente plantas silvestres que no han sido cultivadas selectivamente y por lo tanto no han perdido sus vitaminas y minerales a consecuencia de esto. Son mucho más ricas en nutrientes que las demás frutas y también son a menudo de un gran valor medicinal. Algunos ejemplos de éstas se mencionan a continuación:

  • Hippophae y Elaeagnus Estas, y especialmente el "Ramno de mar de hoja de Sauce"( Hippophae), son las frutas especiales por excelencia. Son probablemente las frutas más nutritivas que usted puede cultivar en la zona templada y son una fuente muy rica de vitaminas y minerales. En particular son muy buenas fuentes de vitamina C y bioflavonóides, además contienen los ácidos grasos (EFA's).(Vea los folletos sobre Hippophae salicifolia y Elaeagnus x ebbingei para más detalles.)
  • Rosehips (Fruto de Rosa). La cápsula de las semillas de la Rosa silvestre es extremadamente nutritiva, pero la mayoría de ellas son pequeñas y difíciles de cosechar y usar ya que la capa de carne que cubre las semillas pilosas es muy delgada. Sin embargo, la Rosa rugosa tiene cápsulas grandes que pueden comerse con mayor facilidad (y ciertas variedades tienen más grandes frutos que otras). Es otra buena fuente de vitamina C, también contienen algunos ácidos grasos esenciales (EFA) y son también muy altos en caroteno o protovitamina A, precursor de la vitamina A. Mientras que la verdadera vitamina A o retinol, que solo se encuentra en productos animales es tóxica si se consume en grandes cantidades, el caroteno se encuentra en las plantas y es totalmente inocuo. El cuerpo solo hace a partir de él la vitamina A que necesita. Las frutas maduras de la Rosa rugosa son también deliciosas - ¡verdadera ambrosía!.
  • Espino blanco (Hawthorns). Aún cuando los frutos de nuestros dos espinos blancos nativos son comestibles poca gente querrá comer muchos de ellos. Sin embargo, hay varias especies con frutas del tamaño de una cereza que son absolutamente deliciosas. Estas frutas también son ricas en bioflavonóides y vitamina C. Tienen también varias propiedades medicinales muy útiles entre ellas un buen tónico cardiaco que al mismo tiempo baja la presión arterial y los niveles de colesterol en la sangre. Vea nuestro folleto hawthorns para mayor información.
  • Berberís (Barberries). Estas frutas tienen generalmente un fuerte sabor ácido, pero aún así son placenteras y quedan muy bien en un muesli. Tienen efectos particularmente benéficos en el sistema urinario al que estimulan y limpian.

Es especialmente importante que consumamos vitamina C ya que muchos de nuestros alimentos actualmente son cocinados por lo que pierden mucha de ella. Además, durante nuestra evolución nuestro organismo ha perdido la capacidad de producir la vitamina A por lo que estamos en desventaja con la mayoría de los animales que si lo hacen. Esta es la razón de que necesitemos comer buenas cantidades de comida fresca y cruda. La vitamina C es útil para tratar muchas enfermedades que van desde el resfriado hasta el cáncer.

Elaeagnus y Hippophae son muy ricos en bioflavonóides, que son pigmentos benéficos de las plantas que ayudan en la utilización de la vitamina C y se dice que mejoran las funciones del cerebro. También benefician a nuestra salud en muchas otras formas. Por ejemplo, los bioflavonóides que se encuentran en las frutas de todas las especies de Elaeagnus y Hippophae han demostrado ser preventivos efectivos en el tratamiento del cáncer.

Los ácidos grasos esenciales (EFA's) son esenciales para la formación de membranas celulares saludables y muchas de las funciones corporales especialmente el sistema inmunológico. En consecuencia estas frutas son extremadamente benéficas, pero lo son en particular para los que padecen enfermedades del sistema inmunológico tales como MS, ME, Artritis Reumática, diabetes juvenil, cáncer y sida. Esto es especialmente cierto para el Hippophae. Considerando también que los altos niveles de vitamina C, vitaminas B y minerales ayudan al sistema inmunológico, estas bayas son especialmente un buen alimento, tónico y medicina para cualquiera con el sistema inmunológico decaído.

Por lo tanto, la conclusión general es que toda la fruta es buena para usted pero algunas son más nutritivas que otras. No son tan nutritivas como las hojas verdes pero tienen mejor sabor porque la planta deliberadamente ensalza la fruta con azúcares y sabores placenteros para invitarnos a comerla.

La estación de la fruta fresca.

Es importante, tanto como sea posible, comer la fruta fresca, madura y de la estación. Las frutas cortadas antes de madurar nunca tendrán su sabor, su dulzura ni su valor nutritivo pleno porque la planta aún no ha alcanzado a poner todo lo que quiere en la fruta. La fruta que ha sido transportada al otro extremo del mundo normalmente se corta antes de madurar y se refrigera o trata químicamente para retrasar su pudrición. No está tampoco en armonía con la zona climática en que vivimos por lo que es mucho menos buena para nosotros y contribuye a una contaminación innecesaria durante el proceso de transportación. La forma ideal de comer la fruta es comerla directamente desde la planta. Después de cortada empieza a envejecer y pierde su valor nutritivo en la misma forma que cualquier otra parte de la planta lo hace.

Planeándolo cuidadosamente es posible recoger fruta fresca en su jardín durante 10 ó incluso 11 meses del año. La estación empieza con el Elaeagnus siempre verde a principios de abril. Continuará produciendo hasta mediados o finales de mayo cuando los Berberís y las primeras fresas maduran. La variedad de frutas se incrementa considerablemente con la gran abundancia que aparece a finales del verano y principios del otoño. Hay, sin embargo, muchas diferentes frutas que pueden cosecharse a finales del otoño y principios del invierno. Estas incluyen la Hippophae, que generalmente puede cosecharse hasta mediados de enero, y varias Gaultherias que hemos recolectado tan tarde como en marzo. Sin embargo, estas cosechas tardías generalmente son muy pequeñas en cantidad - más un aperitivo que una comida real.

Frutas que se almacenan.

Con el fin de prolongar la estación, hay ciertas frutas que se almacenan muy bien con poca pérdida de nutrientes. Así usted puede asegurar una provisión de fruta fresca durante el invierno, la primavera y los inicios del verano son pocas o de plano no hay bayas disponibles. Unas pocas de estas frutas se detallan a continuación:

  • La manzana es el mejor ejemplo para este clima. Hay muchas variedades de maduración tardía que se mantendrán almacenadas por un tiempo variable, las últimas almacenándose por un año completo o más en buenas condiciones. Estas manzanas tardías no están listas para comerse cuando se cosechan. Durante el almacenamiento, los almidones y ácidos de la fruta se convierten gradualmente en azúcares y la fruta llega a madurar a lo largo de un período de semanas o meses. Si las manzanas tardías fueran dejadas a madurar en el árbol serían dañadas por el clima y se las comerían los pájaros antes de madurar apropiadamente, de modo que no se almacenarían después de todo. Aunque no son las frutas más nutritivas, son muy buenas para asegurar la provisión de frutas frescas durante el año en este clima.
  • Ciertas variedades de pera se mantendrán por varios meses en forma similar a las manzanas pero algunas variedades maduran en un período más corto de tiempo de modo que puede terminar repentinamente con una gran cantidad de fruta que se pasara de madura y se pudrirá rápidamente si no se la come a tiempo.
  • En contra de la opinión popular, el kiwi puede cultivarse exitosamente en la mayor parte de Inglaterra. Si las frutas se recogen en noviembre, pueden almacenarse refrigeradas por varios meses. Los Kiwis son muy nutritivos, muy altos en contenido de vitamina C y son también buenas fuentes de caroteno y ácido fólico (debido a su color verde).
  • He oído historias de que los Victorianos almacenaban uvas en el sótano durante el invierno. Las uvas pueden cultivarse en este clima pero la mayoría de las variedades tienden a ser pequeñas y ácidas a menos que se cultiven en invernadero porque nuestros veranos no son suficientemente calientes para que la fruta madure. Intente cultivar variedades como la Brandt ó Isabella que se dan mucho mejor aquí. También seleccione su lugar de cultivo cuidadosamente - un muro con vista al sur o al oeste dará los mejores resultados. En términos de valor nutritivo las uvas pueden clasificarse posiblemente con las bayas. Tienen una cantidad moderada de ácido fólico debido a su color verde. (Las uvas púrpura tienen también algo de verde en ellas.)
  • La baya Dorada es un pariente cercano de los tomates, pero tiene un sabor más rico. Cualquier fruto verde dejado en la planta cuando llegan las primeras heladas puede almacenarse en un lugar fresco y madurará lentamente en pocos meses.
  • Las frutas sobre maduradas. Ciertas frutas, tales como Mespilus germanica (el níspero) y Sorbus domestica, (serba) no maduran completamente en este clima. Se recolectan a finales de otoño y madurarán lentamente en almacenamiento. No estarán comestibles crudas hasta que estén casi al punto de empezar a podrirse (un proceso llamado podredumbre incipiente), pero cuando están en este estado tienen un sabor delicioso a fruta tropical. Sin embargo, necesita ser cuidadoso porque si la fruta se pasa de punto fermentará en su estomago causándole problemas digestivos.

Entonces con las bayas del verano y del otoño, y las manzanas almacenadas (y posiblemente las peras y los kiwis) a lo largo del invierno y la primavera, puede ser totalmente autosuficiente en frutas en este clima.

En conclusión

Las frutas son con mucho el más paladeable y delicioso alimento de la Tierra, y a diferencia de otros alimentos, es producido intencionalmente por la planta para que sea comido. Esto no es altruismo puro en su consideración, sino simbiosis o cooperación, porque en reciprocidad ellas quieren que sus semillas sean dispersadas. Ellas son también un alimento saludable ya sea como comida o como entremés o botana porque usted solo necesita cortarla y comerla - generalmente no necesita preparación - solo esté seguro de que está madura.

La fruta más convencional comprada en el mercado es una fuente razonable de vitaminas, dependiendo de su frescura, pero no es muy rica en minerales. La fuente ideal de vitaminas y minerales son las hojas verdes (Vea el folleto "Oro Verde" (Green Gold).

Las pequeñas bayas silvestres y semisilvestres son con mucho más ricas en nutrientes porque están más cerca de su estado natural y el cultivo selectivo no ha hecho que pierdan sus nutrientes. Algunas bayas tales como Elaeagnus, Hippophae, Rosa Rugosa y Crataegus son especialmente ricas en nutrientes y tienen numerosas propiedades benéficas para la salud. Es buena idea incluir más bayas en su dieta, de preferencia las bayas especiales. La mejor y más fácil forma de hacer esto es cultivarlas usted mismo porque esto asegura su disponibilidad, su frescura y le permite cortarlas en su mejor punto de maduración (¡suponiendo que los pájaros no se las ganen!) (Vea el folleto acerca de "Frutas alternativas"(alternative fruits) para más detalles).

Son las frutas un alimento saludable y deleitable, pero por favor tenga en mente que están muy lejos de ser un alimento (¡a menos qué sea usted un murciélago frugívoro!) De modo que no dependa demasiado de ellas - ¡o sus dientes pueden caérsele por falta de algunos minerales! (Esto es particularmente cierto con la fruta comercial desbalanceada).

En la mayoría de las frutas el alimento esta almacenado en forma de azúcares por lo que son muy ligeras y fáciles de digerir. Los problemas digestivos responderán muy bien a una dieta temporal de frutas para dar descanso al estómago de las comidas pesadas.

Algunas pocas frutas contienen grasas. La mayoría de las frutas no tienen o virtualmente no tienen proteínas. Estas están almacenadas en sus semillas.

Las frutas limpian y desintoxican el organismo con mucha efectividad por lo que son muy útiles en el combate de las enfermedades. Si usted tiene un resfrío, influenza u otra infección, una dieta de frutas (y hojas verdes) lo ayudará a sanar pronto. Son también muy útiles en el tratamiento de enfermedades crónicas. Pero a menos que esté usted muy seguro de lo que está haciendo y pueda sobrellevar la posibilidad de una "crisis curativa" SIN ir al doctor para que le de drogas que supriman los síntomas, entonces este uso de la fruta debe hacerse bajo supervisión de un practicante calificado. (Uno de los miembros de Plantas para un Futuro es un Terapeuta Dietético calificado).

Bien, espero que este folleto le haya dado algunas nuevas luces acerca de las frutas y que considere cultivarlas y comer más de estos maravillosos alimentos.

Traducción de Leonel A. del Río Valdés. Saltillo, Coahuila, México.

Nota del traductor: Los nombres comunes de las plantas que se citan en este folleto son traducciones con base a diccionarios, literales de la palabra en inglés y en algunos casos dejé el nombre común en inglés por no encontrar uno equivalente, sin embargo, la referencia fundamental debe ser el nombre científico, los nombres comunes varían mucho con cada región

 

 

 

      You can download this page as a PDF

Search: Plants For A Future Page Content

Loading